14 abril 2013
De repente, la primavera
Hace solo unos días andábamos forrados hasta arriba, con la calefacción y las botas a punto, y el gris sobre nuestras cabezas. De repente, de un día para otro, ha llegado la luz, el calor, y las moscas...


Con la primavera, las alergias. Y las ganas de todo, y las tardes eternas. Las frutas de verano anticipándose, las hormiguitas cometodo. Las vacaciones asomándose, y la cuenta atrás del diccionario...que me robará parte de esta estación.

Lo hago por ti, Pepita, porque ayer dimos nuestro primer paseo de primavera por el centro. Porque me pediste que escribiera, y aunque sé que ya casi nadie pasa por aquí (por el abandono al que tengo sometido a mi, antes amado, blog) tú lo harás. Así que para ti son estas palabras.


Quizás tú no lo sepas, pero uno de mis primeros post (hace ya la tira de años) fue para tu madre. Recuerdo perfectamente el dolor que me produjo escribirlo y las lágrimas que cayeron mientras tecleaba. Tú me acababas de contar que tu madre estaba malita. Y mí me afectó mucho, más de lo que te imaginas. Nunca te lo dije. Y, años más tarde, sentí tanto no estar contigo ese día. No quiero ponerte triste. No. Quiero reír contigo, como siempre. Y recordar todo lo bueno que vivimos. Como las salidas con tu hija, que es mi amiga y una tia estupenda. Y tus chicos, que son también mi familia. 


La primavera se está instalando, Pepa, y nosotras estamos ilusionadas con nuestros proyectos: tú, con el homenaje a tu bisabuelo en su centenario. Y yo, con mi libro a punto de caramelo. Y esto es solo el principio, ¿a que si?




 
posteado por pilar a las 12:47 | Permalink | 2 comentarioss
Who links to me? Page copy protected against web site content infringement by Copyscape